toggle
plus minus gleich

ANDAMIOS PARA LA VIDA


Sígueme es mi Facebook.....

ANDAMIOS PARA LA VIDA.

Siempre me ha llamado la atención los sistemas múltiples de andamios que se usan para poder construir cualquier tipo de vivienda, torres, puentes… Son estructuras de soporte, pero sin ellas no podría avanzar la construcción. Tienen que ser sólidas, bien entramadas. Tienen que aguantar y protegerEn este tiempo que estamos viviendo en que parece que todo se desmorona, me pregunto ¿Qué es lo fundamental para construir vida y futuro? También les pregunto a las personas que me cuentan sus dificultades y sus problemas o que me piden ayuda ¿qué es lo que les da valor para afrontar su vida?

Cuatro son los valores que me comentan: El trabajo, la familia, el amor, la fe.

El TRABAJO es necesario para poder acceder al dinero. Es uno de los graves problemas que estamos padeciendo. Hay mucha gente en paro y a las que se les acaba la posibilidad de tener un mínimo de dinero par su subsistencia. El desafío es prepararse para el futuro y esto pasa por hacer cursos, reciclarse.

El soporte real está en la FAMILIA. Es el andamio para seguir manteniendo ese edificio y que no se desmorone. Es la unión y el sacrificio de todos los miembros que la forman lo que está dando a muchas familias la posibilidad de subsistir, de seguir pagando, de seguir luchando y viabilizar el futuro, sobre todo de los hijos…

Los lazos del AMOR son el entramado necesario para soportar, asumir y compartir las dificultades. El amor es comprensivo y servicial, no tiene envidia… goza de la verdad… disculpa sin límites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites”. 1Cor, 13.

Es la experiencia de tantas familias que siguen adelante, que sufren y que en muchos momentos lo pasan mal, pero que comparten dinero, comida, sentimiento, apoyo y vida.

La sujeción del entramado es la FE, la confianza plena en el Dios Padre que no nos deja ni abandona.

Es una de las experiencias más hermosas y reconfortantes que obtengo al compartir, situaciones difíciles, lágrimas, desencantos, dificultades, miedo y poder rezar y pedir al buen Dios que nos siga acompañando para no perder el ánimo ni la esperanza.

Pidamos para que estos valores estén presentes en cada una de nuestras familias.

Pidamos para que no los perdamos.

Pidamos para que podamos seguir construyendo futuro y vida en justicia y paz.

Con todo afecto

José Antonio –Rector-